Piezas únicas de caza

Piezas únicas de caza

¡Y se abrió la veda!

Como ya sabéis -que sé yo que leéis el blog y conocéis parte de mi trabajo- tengo una amplia colección de joyas realizadas con cuernos, astas, colmillos, dientes, etc.

Estos materiales los obtengo en gran medida de actividades cinegéticas en mi entorno cercano. Pero también, muchos de estos materiales se pueden obtener de manera fortuita durante una caminata por el monte.

Los cuernos de venado/ciervo, corzo o gamo suelen encontrarse con relativa facilidad durante la época de desmogue, que es la caída de los cuernos.

¡Os animo a hacerlo, es como encontrar un tesoro perdido hace siglos! Eso si, respetando siempre el entorno y si las leyes medioambientales del lugar lo permiten.

¿Qué son las astas?

Seguramente os lo habréis preguntando alguna vez que otra de que están formadas estas partes del cuerpo. ¿Son acaso extremidades? ¿Para que sirven? ¿Son comestibles?

Os iré desgranando un poco sobre el tema, y veréis porque yo utilizo estos materiales para la fabricación de joyas.

Bien, las astas o cuernos no son extremidades puesto que carecen de movilidad articular. Eso quiere decir que no pueden moverse a voluntad del animal, su movimiento se produce al mover la cabeza.

Principalmente las astas son utilizadas para la defensa y la lucha entre los machos de la especie durante la época de celo. Además, en caso de ataque por un depredador, las astas serían el principal elemento ofensivo/defensivo de estos herbívoros. Pero hay más.

También las utilizan como método para alcanzar comida de lugares altos y como termostato del cuerpo, pues las corrientes que circulan entre las cornamentas, regulan la temperatura de los vasos sanguíneos que hay en la base de las mismas.

Respecto a su ingesta. Seguramente sean comestibles, de echo se tiene constancia que los propios animales que pierden su cornamenta a menudo se la comen, ya que es una importante fuente de calcio, proteínas y queratina, elementos que le son necesarios para la fabricación de la nueva cornamenta.

Pero no solo los propios dueños se la comen, las hembras de su especie también tienen el gusto por las astas, así como otros animales salvajes que también roen o mascan los cuernos a fin de obtener estos minerales y vitaminas. Curioso ¿no creéis? Quizás un día haga un caldo y descubro un manjar y dejo de hacer joyas… ^_^.

¿Qué uso le doy yo?

Pues es evidente. La joyería artesanal.

Y que mejor material que lo orgánico para trabajar. Las astas son un material resistente y polivalente. Cuyas formas y colores son atemporales y nunca pasan de moda, pues desde que el hombre es bípedo y tiene conciencia de sí mismo, ha utilizado estos elementos para decorar su cuerpo y sus moradas.

Yo hoy os presento la colección Joyas de Caza, Piezas Únicas.

Una serie de piezas realizadas sobre asta de corzo joven. Estos pequeños cuernos han sido ornamentados con filigranas, gusanos de plata o pequeñas figuritas antropomorfas.

La plata es plata de primera ley, trabajada a mano a fin de obtener un resultado personalizado sobre cada una de las piezas en cuestión.

Estas gargantillas se cuelgan del cuello gracias a un cordón en color negro dotando al conjunto de una estética más salvaje y naturista.

¡Llevar una gargantilla diferente nunca fue tan fácil!

Los pequeños adornos realizados en plata son distintos en cada pieza de la colección y la inspiración proviene de diversas fuentes. Una telaraña que sostiene las gotas del rocío de la mañana, me inspira para crear la malla realizada en plata con piedras preciosas encargadas del collar Bareto.

Si habéis visto la película de Studio Ghibli La Princesa Mononoke sabréis que son los Kodama (unos pequeños espíritus del bosque, propios de la mitología nipona) pues los collares de la gama Capreolus escultura y Capreolus monigote, me recuerdan mucho a los Kodama.

Me pasaría horas hablando de este tema, pues me apasiona y es mi trabajo ¿¡Qué más puedo pedir!?

Os invito a que le deis me gusta y a comentar y compartir mucho en redes sociales.

¡Hasta pronto!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *