TÚ Y YO: CONJUNTO DE ÁGATAS QUE ENAMORAN

TÚ Y YO: CONJUNTO DE ÁGATAS QUE ENAMORAN

En el blog queridas lectoras tenemos otro post sobre esta familia de piedras semipreciosas, estamos hablando de las Ágatas.

Esta vez quiero hablaros de esta nueva pieza de orfebrería que combina dos tipos de ágatas de vivos y vibrantes colores que ayudan a dar luz hasta en los días más grises de este otoño.

Este brazalete lleva en sus extremos dos piezas elípticas de ágata de color amarillo con matices mostazas y otra rosa con destellos fucsias y vetas blanquecinas. La pieza está realizada en plata de ley y troquelada con círculos de irregulares tamaños que confieren ligereza a esta única pieza. ¡Os va a enamorar! Es perfecta para combinar

Esta joya presenta una excelente armonía cromática, aportando la misma luminosidad y saturación entre el amarillo y el rosa fucsia. ¿Pensaste alguna vez en combinar estos dos colores? El efecto es maravilloso ya que como buenos amantes ni se opacan ni se omiten, se complementan entre sí. Además, la elección de la plata para engarzar estas dos ágatas; favorece la armonía entre ambos colores, pues el gris al ser un color neutro, no aporta disonancias cromáticas.

¡La teoría del color y todas sus variantes son fascinantes!

¿Por qué trabajar y crear joyas con ágatas?

Buena pregunta.

La ágata es una piedra semipreciosa con una composición que facilita el trabajo sobre la misma, al igual que el ónice u ónix (otros tipos de ágatas de los que hemos hablado en el post anterior: EL ÓNIX: UNA PIEDRA CON UNA BELLEZA SINGULAR) Por eso a mí me encantan para hacer trabajos minuciosos y ricos en sus formas -como los camafeos- y dejar llevar mi creatividad al máximo nivel con ellas. Supongo que es el mismo motivo por el que las piedras de ágata han sido utilizadas durante siglos por los maestros orfebres.

Su origen quizá sea la esencia de su belleza. Este tipo de gemas nacen a consecuencia de la solidificación de la lava y tras un proceso de cristalización del sílice. Esta alta concentración de sílice es propia de los cuarzos, de los cuales se dice que tienen ciertas propiedades telúricas que pueden ayudar a obtener estabilidad en los pensamientos y a que las energías que provienen del universo y de la tierra sean captadas por el cuarzo. La fantasía entorno a las piedras y a los beneficios que otorgan hacen de las ágatas unos objetos excepcionales. De hecho, he recibido un montón de consultas por vuestra parte interesándoos por el significado de estas piedras.

Desconozco la mayoría de estos “poderes” pero me encanta que me los hagáis saber y que me pidáis que diseñe vuestras propias joyas con las piedras que os hagan sentir más seguras.

Algunos de los usos que tradicionalmente se les han dado a las ágatas

El uso más común ha sido la decoración el cuerpo humano. Pero ¿por qué nuestros antecesores utilizaban piedras brillantes para adornar su cuerpo? pues la respuesta la debemos buscar en los primeros relatos religiosos. Las antiguas culturas consideraban a las piedras preciosas como parte de los dioses, como es el oro o la plata, utilizada por egipcios, Mesopotámicos o Aztecas, para decorar sus cuerpos y templos. Pues se creía que estos materiales eran de origen divino. Debido a su belleza, y, sobre todo, a su exclusividad. De este modo, las piedras preciosas han sido parte del imaginario humano desde el inicio de las civilizaciones actuales.

Así que… ¿por qué no animarte a sentir el poder de la Ágata? y si no encuentras efecto alguno…déjate llevar por su encanto, por su armonía y el amor que desprende 😉

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *