Cómo creo las joyas en mi taller

Cómo creo las joyas en mi taller

Hola mis amores. El artículo que os traigo hoy responde a una de las cuestiones que más me preguntáis: ¿cómo elaboro las joyas de plata? Estos días he ido compartiendo pequeños fragmentos en forma de vídeo de algunos de los pasos que sigo para dar forma a vuestros sueños y a los míos. Sé que sentís curiosidad por ver un poco más de mí en el taller.

¡Deseo concedido! Cual genio artesano me dispongo a abriros una pequeña ventana (o mayor, si estáis en el ordenador y no en el móvil) a la Raquel trabajadora.

P.D. ¿Os gustan estos vídeos? Si es así, comentadlos en el perfil de Instagram (@quela_joyas) y os compartiré más momentos de inspiración!

Así trabajo y creo las joyas personalizadas de Quela Joyas

Antes de comenzar cualquier proyecto de joya de diseño a medida o una joya para las diversas colecciones, necesito inspirarme (en la naturaleza, en vuestras ideas, en esos momentos de lucidez que, de vez en cuando aterrizan en la mente…).

>> Hablé sobre cómo me inspira la naturaleza aquí

Además de todo esto, una parte importante del proceso de creación de las joyas recae sobre la elección de los elementos.

Me confieso un poco culo inquieto: siempre estoy alerta para cazar esas piedras que me transmiten una emoción. Una vez las tengo echado el ojo, me resulta muy fácil saber, durante nuestras conversaciones, qué hacer. Digamos que visualizo el resultado final antes de comenzar a dibujar los bocetos.

Ahora ya nos metemos en harina.

El boceto

En el momento en que tú y yo hablamos, mi mente ya está trabajando en el diseño del boceto. Si me lo solicitas, lo guardo como sorpresa hasta el momento final; en caso contrario, lo aprobamos. Me obsesiona que todo lo que hago sea específicamente aquello que deseabais.

¿Te gustaría ver más bocetos? Algunos los he publicado en mis perfiles por no saturaros con mis neuras, pero estoy abierta a vuestras sugerencias e inquietudes.

Laminado

Con todos los elementos sobre la mesa, le toca el turno a la plata (el metal precioso que es marca de la casa, aunque también puedo crearte joyas de oro como anillos de compromiso o alianzas de bodas).

Para darle las formas que deseo, tengo que hacerla más maleable. Para ello, se le aplica calor.

En ocasiones ocurren cosas como esto:

 

Para que digan que los metales no tienen alma. Parece un vampiro resistiéndose a ser fundido (o un caso para los misterios de Cuarto Milenio). O como dice @elenaunamamatartista

“Lo pones a temblar… ¡pero por la emoción de saber en qué se transformará!!! 🤣😜😘”

Cuando consigo que esté en el punto que a mí me gusta trabajarla, paso al laminado. ¿Habéis visto Forjado a fuego? No es que lo meta en una big blue. Mi taller es más modesto. Me valgo de una máquina que me ayuda a prensar y estirar el material.

P.D. Hay que tener mucho cuidado al utilizarla. Es muy peligrosa, aunque muestre una cara amable.

Ya tengo el metal donde lo quería. Ahora, a recocerlo para que pueda darlo la forma final. En esta fase hago buen uso del soplete. Fíjate en el efecto del calor sobre el metal. Resulta hipnótico.

 

El desenlace

Y ahora, a darle la forma. En este punto retomo el boceto, y la pieza o piezas de las que se va a componer la joya de plata. Voy elemento por elemento. Primero la base: en las joyas de la mayoría de las colecciones, la plata; en las joyas únicas, las diferentes piedras que consigo.

Sobre cada elemento, se superpone el siguiente, amarrando con soldaduras y epoxis especiales para garantizar la integridad de la joya.

Finalmente, y según el modelo de joya personalizada, puedo terminar con un tratamiento especial para el metal, cuidando mucho no dañar el resto de elementos.

Como tú misma has podido comprobar, cada joya lleva detrás el mimo y el trabajo concienzudo de una artesana que disfruta con lo que hace, y lo que consigue: entregar un poco de felicidad dentro de cada caja.

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *